Artículo III

¿La Weltliteratur en un mundo globalizado?


Por Milton Gonzales
(Perú)

El inminente proceso de «estandarización» por el que atraviesa una sociedad globalizada, o mejor un mundo, como el que vivimos hoy, es uno de los aspectos que para el estudioso alemán Erich Auerbach suponía un grave problema. Tratando de responderse a sí mismo si aún tenía sentido hablar de la «literatura universal», Auerbach sostenía que dicho rótulo presuponía la existencia y permanencia de «lo diverso»[1]: ¿cómo hablar de una literatura universal si no se parte de la premisa de que existen múltiples y diversas «expresiones literarias» alrededor del mundo? Aunque, sin embargo, «por mil razones que todos conocemos, la vida del hombre tiende a la unificación [en perjuicio de la diversificación] en todo el planeta»[2].

Este es un proceso que parte de Europa, afirma el romanista alemán, y que pretende la superposición de un modelo centralista –impuesto por las sociedades dominantes– que terminan socavando las tradiciones particulares. Unificación, en tal sentido, no es otra cosa que la estandarización, normalización de las sociedades. Ello sugiere la posibilidad de que llegará un momento en el que no habrá diferencia entre estar en China o en Estados Unidos, en Argentina o Polonia. Desde luego, estos procesos de estandarización afectan a todos los planos de la sociedad: económico, religioso, filosófico y, evidentemente, el artístico. Dice Auerbach:

Si la humanidad consiguiese sobrevivir en medio de las conmociones que trae consigo un proceso de concentración tan violento, impetuoso y mal preparado, tendría que acostumbrase a la idea de que, en una tierra con una organización unitaria, sólo quedarían vivas una sola cultura literaria, pronto tal vez solo una. Y con ello la idea de la literatura universal resultaría a un tiempo consumada y destruida.[3]

Leer artículo completo

 

Anuncios

Artículo II

Mecanismos de discursivización del otro: taxonomía, analogías y orientalismo en Facundo de Sarmiento


Augusto Lovón
Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Françoise Perus señala la ausencia de un programa político estrictamente riguroso en el Facundo de Sarmiento debido a que el formato y destino de las reflexiones contenidas en él no fueron previamente definidos: «antes de adquirir la forma de libro, las reflexiones de Sarmiento consistieron en una serie de entregas ―entre el 2 de mayo y el 21 de julio de 1845― para el diario El Progreso, en el cual el autor había venido colaborando con otros temas» (Perus 2012: 106). Esto explicaría la hibridez discursiva de la obra, que alterna testimonios, citas textuales, relatos provenientes de la tradición oral, encuestas, etc.; pero, soslaya la presencia de un encadenamiento argumentativo que articula y une a todo el texto.

A través de un sistema de citas e intertextualidades, Sarmiento se apropia del bagaje cultural europeo y legitima su autoridad como sujeto letrado. Sin embargo, Ricardo Piglia ―luego de demostrar el carácter apócrifo de una cita de Facundo atribuida, erróneamente, por Sarmiento a Fortoul y que pertenece, en realidad, a Diderot― concluye que «ese manejo “lujoso” de la cultura como signo de la civilización está corroído, desde su interior por la barbarie» (Piglia 1980: 16-17), siendo una constante en la obra estas atribuciones erróneas y citas falsas. Tal lectura, como advierte Julio Ramos, corre el riesgo de reducir a una parodia la relación entre la figura del escritor americano (encarnado en Sarmiento) y el capital simbólico europeo (Ramos 1989: 555). Si fijamos nuestra atención ya no en las citas, sino en la conciencia narrativa que construye el autor, notaremos que este se posiciona solo momentánea y aparentemente como un intelectual subalterno frente a sus pares europeos, ya que, de inmediato, se asume como el escritor casi divinamente autorizado a representar la convulsa Argentina posindependentista:

¡Oh! La Francia, tan justamente erguida por su suficiencia en las ciencias históricas, políticas y sociales; la Inglaterra, tan contemplativa de sus intereses comerciales; aquellos políticos de todos los países, aquellos escritores que se precian entendidos, si un pobre narrador americano se presentase ante ellos con un libro, para mostrarles, como Dios muestra las cosas que llamamos evidentes… (p. 20).

Leer artículo completo

Artículo I

La zafacasa en la modernidad


ZAFACASAu
Augusto Lóvón
Universidad Nacional Mayor de San Marcos

En este artículo, a través del estudio de la zafacasa y del análisis de cinco canciones extraídas del libro La sangre de los cerros/Urqukunapa yawarnin, editado por los hermanos Rodrigo, Edwin y Luis Montoya, demostraremos cómo esta ceremonia, a pesar de soportar fenómenos como la cristianización, occidentalización y modernización, sigue manteniendo principios y elementos esenciales de raigambre andina, tales como su función socialmente integradora, basada en los principios de reciprocidad y cooperación, y el compadrazgo. Para ello, a través de una confrontación de fuentes, se determinarán cuáles son los elementos comunes a las diversas variantes de wasichakuy o zafacasa, y se comparará la distinta relación que establece el hombre moderno y el premoderno (según la terminología empleada por Mircea Eliade) con su casa, en tanto el primero la erige con criterios de fungibilidad y funcionalidad, y, el segundo, como imago mundi, es decir, representación del macrocosmos en el microcosmos. Por último, y atendiendo a los cambios que se resuelven actualmente en la zafacasa, tanto en torno a la construcción como en cuanto a la ceremonia en sí, se propondrá un nuevo modelo de análisis de este evento, que procurará integrar los enfoques centrados en el ritual y en las relaciones de producción, pero poniendo énfasis en el significado de esta ceremonia como fenómeno afianzador de las relaciones sociales en el ámbito de la comunidad.

Luego de establecido el marco conceptual para abordar la zafacasa, se procederá al análisis e interpretación de cinco canciones populares quechuas seleccionadas de la recopilación anteriormente referida, arribándose a tres conclusiones finales.

Leer el artículo completo

separador